Acrópolis de Atenas - viajesgrecia.esAcrópolis de Atenas

La colina rocosa que hoy domina Atenas estuvo habitada desde el Neolítico. Los aqueos construyeron sobre ella una ciudad de murallas ciclópeas. Siglos más tarde, al principio del periodo griego, fue transformada en santuario dedicado a la diosa Atenea, patrona de la ciudad. En el 480 a.C.

Atenas y su santuario fueron arrasados y saqueados por el ejército persa al mando de Jerjes I durante la II Guerra Médica y mediados del siglo V a.C. Pericles, el más grande de los dirigentes atenienses, convenció a los atenienses para llegar a cabo un ambicioso programa de reconstrucción de la Acrópolis. No reparó en gastos; empleó los mejores materiales, arquitectos, escultores y artistas, transformando la Acrópolis en una ciudad de templos considerada el máximo exponente del arte clásico.

La roca, revestida de paredes de mármoles, era accesible por el Oeste, a través de la vía Sacra –a lo largo de la cual discurría la procesión de las Panateneas- se llegaba a los Propileos, la entrada monumental al lugar sagrado, obra de Mnesicles. En su interior el Templo de Atenea Nike Aptera, pequeño templo de orden jónico construido para conmemorar la victorias atenienses contra los persas, diseñado por Calicrates, edificado en mármol pentélico; el Erecteion, que ocupa el lugar más sagrado de la Acrópolis, construido en diferentes niveles, obra de Calícrates, y famoso por su elegante y monumental arquitectura jonica y por su pórtico de cariátides; y su monumentos cumbre: el Partenón, diseñado por los arquitectos Ictinos y Calicrates para albergar una impresionante estatua de Atenea Partenos esculpida por Fidias. Bajo el Imperio Romano, la Acrópolis y sus laderas fueron objeto de embellecimiento arquitectónico y nuevas construcciones. El paso del tiempo ha causado estragos en los monumentos que han sobrevivido. El año 1687 fue especialmente nefasto, un ataque veneciano contra los turcos incendió la Acrópolis y causó una explosión en el Partenón, empleado como polvorín por los otomanos. La Acrópolis ardió durante dos días y las llamas dañaron todos los edificios. Más tarde el saqueo de los ocupantes extranjeros, el expolio de los arqueólogos foráneos, la ineptitud en las labores de restauración llevadas a cabo tras la independencia de Grecia, los terremotos que a lo largo de los siglos han asolado el Ática y la amenaza actual de la lluvia ácida, derivada de la contaminación y del tráfico, que disuelve el mármol de los monumentos está causando estragos.

Delfos - Viajesgrecia.esDelfos

Delfos.- El famoso Santuario de Apolo se construyó a finales del siglo IX a. C. sobre el solar de un anterior asentamiento micénico que según parece ya era un importante lugar de culto en el que se adoraba a la diosa Tierra (Gea). Según la mitología griega, Apolo habría vencido y matado a Pithón, la serpiente-dragón (hija de Gea) y guardián de una oquedad rocosa desde la que Gea desprendía vapores que otorgaban facultades proféticas, convirtiéndose en Señor del Santuario. Delfos, el mítico “ombligo del mundo” se convirtió en uno de los máximos epicentros políticos de la antigüedad y su nivel excepcional de riquezas -procedente de donaciones- es evidente desde el siglo VII a.C.

Micenas - viajesgrecia.esMicenas

El lugar arqueológico más importante de la civilización micénica, surgida a finales de la Edad de Bronce (1700 – 1100 a.C.) que floreció en el Peloponeso, se caracteriza por la arquitectura ciclópea de sus ciudades fortificadas, los palacios reales distribuidos alrededor del “megaron” y sus tumbas de falsa cúpula “tholos”. Micenas, una ciudad a caballo entre el mito y la historia. Considerada durante siglos producto de la imaginación de Homero, rapsoda griego (s.VIII a.C.) Hasta el siglo XIX sus poemas épicos la Iliada y la Odisea sólo eran leyendas de gran belleza y fuerza, sin embargo Heinrich Schliemann (1822 – 1890), millonario alemán obsesionado con los relatos épicos de la Iliada y la Odisea, financió sus excavaciones y tras descubrir Troya y demostrar la base real del relato homérico, se dirigió al Peloponeso y empezó a excavar, hallando en 1870, la hasta entonces la mítica ciudad de Micenas, fundada por Perseo, hijo de Danae y Zeus.

Santuario de Olimpia - viajesgrecia.esSantuario de Olimpia

Los orígenes de Olimpia se remontan a la época micénica (milenio II a. C.). La Gran Diosa identificada con Rea era adorada en este lugar durante el primer milenio antes de Cristo, pero en la era clásica fue sustituida por Zeus. Este centro de culto tuvo la doble faceta de santuario no oracular y punto de convergencia de toda la Hélade en la fiesta cuatrienal de las Olimpiadas, celebrada en honor de Zeus, a la que correspondía una tregua sacra durante la cual se buscaba solución a los conflictos y diferencias entre las polis. Olimpia se convirtió en uno de los mayores epicentros de manifestaciones artísticas de la Hélade, vigente hasta finales del siglo IV d.C., cuando el emperador romano Teodosio I prohibió los cultos paganos y los juegos. En el año 426 Teodosio II decretó la demolición de los templos de Olimpia, y los posteriores terremotos que sacudieron la zona y aluviones devastadores completaron la obra, destruyendo o sumergiendo el santurario bajo una espesa capa de fango. De los magníficos edificios de la antigua Olimpia hoy queda muy poco, pero aún así recorrer las diferentes construcciones del Santuario sigue siendo sumamente interesante: el “gymnasium” (obra del siglo III a. C.), la “palaestra” (escuela de lucha libre) restaurada parcialmente, el “theokoleon” (casa del sacerdote), el taller en el que Fidias hizo la impresionante escultura de Zeus en oro y marfil, una de las siete maravillas del mundo antiguo, el “leonidaion” (una compleja estructura en la que se alojaban los dignatarios), el inmenso Templo de Zeus, construido en el siglo V a.C. en estilo dórico, en cuyo interior se hallaba la estatua de Fidias de 12 m de altura, el “bouleuterion” donde los competidores juraban obedecer las normas decretadas por el Senado olímpico. El “stadium” con capacidad para 30.000 espectadores (sólo hombres), del que se conservan las líneas de inicio y fin de la pista de 120 m, al igual que los asientos de los jueces, el hipódromo para las carretas de carros, el templo de Hera, también dórico que es la estructura mejor conservada, los doce tesoros (pequeños templos) que cada ciudad-estado construía, las termas romanas con suelo de mosaico, llamadas las “Termas de Cladios”, de época de Trajano.

Santuario de Poseidón en el Cabo Sunion - viajesgrecia.esSantuario de Poseidón en el Cabo Sunion

En el extremo meridional del Atica se encuentra el Cabo Sunion abierto al mar Egeo. Una acrópolis natural en el que los atenienses desde el periodo Geométrico adoraron a Poseidón. El antiguo “demos” ático de Sunion se levantó alrededor de un antiquísimo lugar de culto del dios del mar, en cuyo témenos hubo unos enormes kouroi del último cuarto del siglo VII a. C. (expuestos hoy en el Museo Arqueológico Nacional de Atenas). Con murallas y torreones modificadas varias veces desde finales del siglo V a. C. y mediados del III a. C. accesibles por medio de una puerta en el noroeste y reforzada por un bastión en medio del lado Este de la acrópolis natural, Sunion albergaba el Santuario de Poseidon en el punto mas alto, en el interior de un recinto sagrado delimitado por un salón de banquetes sagrados y por un pórtico doble en el lado norte y otro sencillo en el lado oeste. El acceso lo formaba un doble propilon colocado en medio del lado norte. El edificio de culto, dórico, períptero, hexastilo, en mármol blanco azulado de Agriléza se levantó en el 444 – 440 a.C. en sustitución del primero fundado hacia el 490 a.C., destruido por los persas. Las medidas, el arquitrabe, el friso continuo de mármol de Paros que abarcaba el frontal y los laterales del pronaos y el opistodomos (con los temas de la Gigantomaquia, la Centauromaquia y las empresas de Teseo), las proporciones buscando esbeltez y elegancia, hacen pensar en la obra de un artista de origen jónico.

Templo de Atenea Afaya - viajesgrecia.esTemplo de Atenea Afaya

Sobre una colina cubierta de pinos, con unas vistas imponentes del golfo Sarónico que alcanzan hasta el cabo Sunion, lugar de culto desde tiempos prehelénicos, se alza un espléndido y bien conservado templo, dedicado a la diosa Atenea. Construido alrededor del 510 – 500 a. C. en caliza local estucada rodeado por una perístasis de 6 por 11 columnas, con un santuario dividido en tres naves de dos filas de columnas dóricas en dos niveles; la pronaos y el opostodomo tenían dos columnas. A primera vista se observan las proporciones armónicas del edificio que ya anuncia el equilibrio de los futuros ejemplos de la época clásica. Los frontores decorados con escenas de tamaño un poco menor del natural, en mármol insular, contaban la Guerra de Troya; la mayor parte desaparecieron en el siglos XIX para ir a parar en manos de Luis I. Actualmente se encuentran en la Gliptoteca de Munich. La decoración escultórica de los frontones tiene una enorme importancia en la historia del arte griego porque en el cuarto de siglo (510 – 485 a.C.) que separó la ejecución del frontón oeste, de la restauración del frontón este (deteriorado quizás por un seísmo), se pasó del estilo final arcaico al protoclásico. Pero el templo es impresionante aun sin las esculturas.

Teatro de Epidauro - viajesgrecia.esTeatro de Epidauro

Diseñado por Policleto el Joven hacia el 350 a. C. y construido en piedra caliza, es famoso por su perfecta acústica y su extraordinario estado de conservación. Cuenta con una orquesta circular que se conserva de la antigüedad, aunque el altar que albergaba en el centro ha desaparecido Los actores accedían al escenario por dos pasillos laterales o (paradoi) cada uno con una entrada monumental cuyos pilares se han vuelto a erigir recientemente. Detrás de la orquesta y de cara al auditorio están los restos de la escena, el vestíbulo principal y el proscenio que los actores utilizaban como extensión del escenario. Rodeando la orquesta, la cavea (graderio), con capacidad para albergar entre 12.000 y 15.000 espectadores; las primeras 34 filas son originales, mientras que las últimas 21 filas las añadieron los romanos.

Templo de Zeus Olímpico - viajesgrecia.esTemplo de Zeus Olímpico

Atenas la ciudad del mundo más amada por Trajano fue objeto bajo su mandato de una transformación urbana y de una serie de obras de embellecimiento entre 125 y 138. En el año 132 se completó e inauguró uno de sus más antiguos edificios de culto, el colosal Teatro de Zeus Olímpico. Iniciado en el siglo VI a.C., se volvió a proyectar en estilo corintio con planta diptera y dimensiones aún más grandiosas bajo Antioco IV (en el s. II a.C.), pero será finalmente bajo el emperador romano Adriano quién decida retomar el proyecto, levantando el mayor templo corintio del mundo antiguo. Del “bosque” de altísimas columnas quedan sólo 15, pero dan una idea de las originares dimensiones y elegancia del templo.

Monumentos de Grecia

Conoce Grecia con nosotros