Archipiélago de las Espóradas

Al sudeste de la provincia de Magnesia (en la región geográfica de Tesalia) y al nordeste de Eubea (Grecia Central) se encuentra un conjunto de pequeñas islas conocidas como Espóradas. El nombre griego responde al sentido de dispersión, de extensión a intervalos desiguales. Antiguamente se llamaban Espóradas todas las islas del Egeo geográficamente dispersas por el mar, en contraposición a las Cícladas, que formaban un círculo en torno a la isla sagrada de Délos. Existían, pues, las Espóradas del norte, del sur y del oeste. Hoy, al hablar de Espóradas del norte o simplemente Espóradas, nos referimos a cuatro grandes islas, Skiathos, Skópelos, Alónisos y Skiros, pero también a otras numerosas islitas de la región marítima circundante. Skiathos, Skópelos y Alónisos pertenecen administrativamente a la provincia de Magnesia, mientras que Skiros está más al sur y depende de la provincia de Eubea.

Según la Mitología, la causa de la creación de tres de las islas Espóradas fue el combate de los Titanes Otos y Efialtes. Los dos Titanes, arrojándose el uno al otro inmensas rocas, dejaron caer tres de ellas al mar, dando así lugar a Skiathos, Skópelos y Alónisos.
La historia de todas las islas fue en gran parte determinada por su oportuna situación en el mar, en un punto clave para la comunicación de las regiones del sur con el norte. Por esta razón fueron habitadas tempranamente. Las investigaciones arqueológicas han localizado en Alónisos (en la isla Kokinonisi o Vrahos) huellas de población del paleolítico medio, mientras que en el resto de las Espóradas se han hallado poblados que se remontan al Neolítico y la Edad del Bronce. Desde luego, según se desprende de los hallazgos, las Espóradas habían desarrollado contactos comerciales con Limnos, en el Egeo oriental, ya desde el primer periodo de la Edad del Bronce. En Skópelos se desarrolló un importante poblado de época micénica, testimonio del cual es la tumba abovedada encontrada en la zona de Stáfylos.
En el siglo XI a.C, se instalaron en la zona los dólopes, trayendo grandes cambios sociales, y más tarde, en el s. VIII a.C., se crearon colonias de inmigrantes de Eubea. En la época clásica las islas tomaron parte en las Guerras Médicas y a continuación se adhirieron a la Liga Ateniense y siguieron la política de Atenas. En época romana, durante la Primera Guerra Mitridática (s.I a.C), fueron saqueadas por Sila.
En época bizantina entraron en decadencia, se convirtieron en lugar de exilio y sufrieron numerosas incursiones piratas. De 1204 a 1538, a excepción de pequeños intervalos de tiempo, se hallaron bajo el poder de los francos Andreas y Jeremías Ghizi. A continuación fueron ocupadas por los turcos y fueron uno de los campos de batalla entre otomanos y vénetos. En la Revolución de 1821 contribuyeron enormemente a la lucha griega contra los turcos, para ser finalmente liberados en 1830.
Hoy la Espóradas concentran un gran número de visitantes extranjeros acusando en los últimos años un espectacular desarrollo turístico. Además, constituyen uno de los principales lugares de veraneo de los habitantes del centro y el norte de Grecia, a causa de su proximidad con Tesalia. Uno de los factores fundamentales que contribuyen al aumento de la actividad turística en la región es la excepcional belleza natural de estas islas. Al contrarío de las islas más meridionales del Egeo, las Espóradas están literalmente cubiertas de verde, con pinares que llegan hasta el mar. Las playas bañadas por el sol, que alternan con salvajes costas de acantilados, las aguas limpias y sus pintorescos pueblos tradicionales, son capaces de satisfacer al visitante más exigente.

Las Espóradas están literalmente cubiertas de verde.

Skiathos, patria del gran escritor griego Aléxandros Papadiamantis, es conocida por sus playas de arena dorada. Es la isla que visitan más veraneantes en comparación con las otras Espóradas, otorgándole un carácter cosmopolita. Skópelos, llena de pinos de uno a otro a extremo, se distingue por su carácter pintoresco e invita a pasear despreocupadamente por sus tradicionales callejas empedradas. Lugar ideal para unas vacaciones tranquilas lejos de la multitud bulliciosa de los turistas, es Skiros, la mayor isla del grupo, donde se puede admirar su característica arquitectura popular, Alónisos, con sus aguas de esmeralda, está rodeada por una serie de islitas deshabitadas (Agios Georgios, Gioura, Dasiá, Kyrá Panagiá, Xeró, Peristera, Skantzoura, etc.), que delimitan la zona del célebre parque marino de Alónisos. En este parque encuentran refugio numerosas especies raras, entre las que destaca la foca mediterránea monachus monachus. Desde Alónisos parten barcas que llevan a los visitantes a observar delfines, que saltan juguetones a su alrededor y los acompañan hasta la tierra firme.
Viajes a Grecia
Llámanos
¡Y reserva tu viaje!
913 773 194