El Dodecaneso

El conjunto de islas llamadas del Dodecaneso, se encuentra en el Egeo oriental, que limita al este con las costas de Asia Menor, al oeste con las Cídades, al norte con Samos e Icaria y al sur con Creta. Son —a pesar del nombre, que significa «doce islas»— 14 islas y 80 islotes en su mayoría deshabitados. Las islas más importantes son Palmos, Leros, Kálimnos, Cos, Nísiros, Astipalia, Tilos, Simi, Halki (Jalki), Rodas, Kastelórizo, Cárpatos y Kasos.

Las islas del Dodecaneso, debido a su localización geográfica cercana a África y Asia, fueron objeto de varias conquistas, por lo que vivieron una historia bastante agitada.

Probablemente hacia el siglo V a. C., llegaron de Creta los primeros colonos aqueos que más tarde fueron expulsados por los dorios. Los dorios alcanzaron gran esplendor y en el siglo VIl a. C., fundaron colonias en Oriente y Occidente. Durante las Guerras Médicas, la mayoría de las islas del Dodecaneso estuvieron bajo la dominación persa luchando como sus aliados.Tras la victoria griega en la batalla de Salamina en el 480 a. C., se liberaron de los persas. A partir de entonces cada una de las islas siguió su propia historia hasta la Edad Media. El Dodecaneso desempeñó un papel importante durante la época de las Cruzadas, pues muchos de sus puertos fueron utilizados como base. Después del año 1204 se proclamaron independientes bajo el mando de Leonda Cávala y en 1250 pasaron al dominio del emperador de Nicea. En 1303 Kasos y Cárpatos fueron conquistadas por el cretense Andrea Kornaro, y en 1306, Rodas, Cos y Leros fueron vendidas a los Caballeros de la Orden de San Juan quienes con el tiempo se expandieron a Halki, Simi,Tilos y Kálimnos. En 1522 el Dodecaneso fue sometido por los turcos, gozando de muchos privilegios y de cierta autonomía. En 1912 cayeron en poder de los italianos y fueron liberadas definitivamente en 1946-1948.

La isla más al norte del Dodecaneso es Patmos, la isla sagrada del Apocalipsis, Es allí donde el Evangelista San Juan escribió su libro profético, en una cueva que se conserva hasta nuestros días. La capital de Patmos está coronada por el monasterio de Agio Yani Teólogo fortificado por una sólida muralla. Fue fundado en el 1088 y es un tesoro del arte bizantino por sus importantes frescos, iconos, reliquias eclesiásticas, manuscritos y códices que se guardan en su interior.

Leros es una isla fértil y pintoresca adecuada para una vacaciones tranquilas, mientras que la cercana Kálimnos, conocida por sus esponjas de mar, es montañosa rocosa con un único valle, pequeño pero fértil y Cos, la isla en que nació en el siglo V a.C, el médico Hipócrates, combina su belleza natural con sus monumentos antiguos. En la capital se conservan partes de la antigua ciudad: puerto, agora, santuario de Afrodita Pandemo (siglo II a.C.), estadio, baños romanos, pórticos, gimnasio (siglo II a. C.), casas de los periodos helenístico y romano con pisos de mosaico y la famosa y actualmente restaurada Casa Romana (siglo II d. C.). Se conserva también un fuerte (kastro) de los Caballeros de San Juan en el que funciona un museo. Es de especial interés el Museo de Arqueología de la ciudad, que alberga una importante colección de esculturas principalmente de los periodos helenístico y romano. Muy cerca de la capital las excavaciones descubrieron las ruinas del Asclipeion de Cos, uno de los más famosos de Grecia (periodo helenístico).

De belleza única es la isla de Nísiros, una isla volcánica, en cuyo centro se halla un cráter de cuatro kilómetros. Volcánica es también la isla de Astipalia, formada por dos trozos de tierra unidos por un istmo. Su accidentada costa ha generado idílicas calas, mientras que en su capital, construida en forma de anfiteatro, destaca un castillo veneciano del siglo XIII.

La desierta Tilos, olvidada por los turistas, es un pequeño paraíso, con ríos y abundante vegetación.

Simi es una árida isla cerca de las costas de Asia Menor. Su capital está coronada por el fuerte construido en la época de los Caballeros de San Juan y se distingue por sus numerosas casas señoriales. En toda la isla se pueden ver iglesias bizantinas. El santo patrono de la isla tiene su iglesia, San Miguel en la montaña Panormiti (siglo XVIII) que concentra a una multitud de fieles.

Halki (Jalkí o Chalakí) es la isla más pequeña del Dodecaneso, pero ofrece gran variedad de paisajes. En la antigüedad era conocida por sus minas de cobre, de donde tomó su nombre (jalkós en griego, cobre). En la capital, entre las casas, se proyecta el campanario de la iglesia de Agio Nicolao, y en la antigua capital domina, sobre un peñasco escarpado, el fuerte medieval.

Capital del Dodecaneso y su isla más grande es Rodas que, gracias a su belleza natural y la riqueza de su historia, posee gran actividad y atractivo turístico, lo que hace de ella una de las islas más cosmopolitas del Egeo. En Lindo, donde actualmente hay un pintoresco pueblo y una hermosa playa, se conservan las ruinas del santuario helenístico (330 a. C.) de Atenea Lindo. En la montaña Filérimos se descubrió la acrópolis de la antigua Yálisos, y muy cerca, las ruinas de un asentamiento prehistórico. La tercera de las ciudades dóricas de Rodas es Cámiros, en donde se descubrieron casas y un templo consagrado a Ate nea. Estas tres ciudades se unieron en el 408 a. C., y fundaron un centro en el extremo noreste de la isla, llamado Rodo. Ruinas de la antigua Rodo se conservan sobre todo en la colina Monte Smith (acrópolis, teatro, templo de Apolo, templo de Atenea), y en la pintoresca Palia Poli (Vieja Ciudad), se refleja la historia medieval de la isla. Toda la ciudad está rodeada por las impresionantes murallas de la época de los Caballeros de San Juan y en su interior se pueden admirar, restaurados por los italianos, numerosos edificios de la misma época,así como el Palacio del Maestre General. El puerto de Rodas (Mandraki), donde según la tradición se encontraba la famosa estatua en bronce del Coloso de Rodas, presenta una imagen enmarcada por la torre de Ayio Nikolao, los viejos molinos de viento y las estatuas de los dos venados sobre sus altas columnas. Alrededor de la zona de Mandraki se pueden ver interesantes edificios de la época italiana.

Monumentos bizantinos y de la época de la dominación turca confieren a la ciudad una atmósfera verderamente peculiar. Todo el pasado de Rodas, así como su evolución artística, (sobre todo del periodo helenístico) se puede seguir a través de los objetos expuestos en el Museo de Arqueología que se encuentra en el antiguo Hospital de los Caballeros. Por su parte, la ciudad moderna ofrece a los visistantes todo tipo de comodidades y toda la isla está llena de lugares con mágicos paisajes.

Al este de Rodas se encuentra Kastelórizo, un lugar idílico apropiado para pasar unas vacaciones tranquilas. Las excavaciones realizadas en la isla han descubierto ruinas de una colonia micénica, se han encontrado también muchos objetos que datan de los tiempos históricos, que se exponen en un pequeño Museo de Arqueología. La capital es especialmente pintoresca, gracias a sus casitas blanquísimas con sus polícromas contraventanas que se reflejan en el agua del mar.

A pesar de ser grande, Cárpatos está aislada y desierta, lo cual se debe quizá al fuerte arraigo de sus viejas tradiciones. En la localidad llamada Olimpo los habitantes utilizan un dialecto que conserva restos de las lenguas dóricas. En Cárpatos se han descubierto restos de tres ciudades antiguas y en Pigadia (Fuentes) hay una colección privada con hallazgos de los periodos micénico y helenístico. Por último, Kasos, la isla más al sur del Dodecaneso, tiene muy poco atractivo turístico. Es montañosa, con costas rocosas y pocas playas cerca de la capital (Fri) y del puerto, Emporiou.

Hoy las islas del Dodecaneso, las más retiradas de Grecia, basan su desarrollo principalmente en la agricultura, la pesca y la recolección de esponjas marinas, pero también en la explotación de la riqueza minera de que disponen en cantidades considerables por ser de origen volcánico. En la mayoría de ellas, desde luego, la fuente de creación de riqueza fundamental es el turismo. No obstante, el Dodecaneso no presenta una homogeneidad económica, y cada isla experimenta un crecimiento económico diferente.

Viajes a Grecia
Llámanos
¡Y reserva tu viaje!
913 773 194