La Isla del Minotauro

Creta, lugar de belleza única y enorme variedad de paisajes, es la isla más grande de Grecia y la quinta del Mediterráneo. Se encuentra en el extremo sur de Grecia y constituye un puente entre Europa y áfrica.

De acuerdo con la tradición, Zeus, el dios de dioses del Olimpo, nació en Creta. Hijo de Zeus y de Europa fue Minos, el rnitico rey de la isla cuyo nombre lleva la civilización más antigua de Europa, la minoica. En el palacio de Minos, el famoso Laberinto construido por el arquitecto Dédalo, vivió el Minotauro, un monstruo con cuerpo de hombre y cabeza de toro. Al Minotauro está vinculado Teseo, quien logró matarlo con ayuda de Ariadna, hija de Minos. De esta manera liberó a los atenienses del tributo de sangre (siete jóvenes y siete vírgenes – alimento del Minotaurol con el que estaban obligados a pagar a Minos. Estos mitos revelan el esplendor que habla alcanzado Creta en los tiempos prehistóricos, lo cual ha sido sólidamente ratificado por la investigación arqueológica.Creta fue colonizada en el periodo neolítico, pero la Edad del Bronce en el periodo de su mayor esplendor. Los arqueólogos dividen la historia de Creta en cuatro etapas según la fundación y destrucción de los palacios minoicos.
Durante el Periodo prepalacial (2600-2000 a.C.) la isla evitó el aislamiento del periodo neolítico y alcanzó un importante desarrollo en todos los aspectos, adelantándose asi al desarrollo de los siguientes siglos. En esa época los rnínoicos utilizaban la escritura jeroglífica.

En el periodo protopalacial (2000-1700 a.C.] se fundaron los primeros palacios minoicos de Cnosos, Festos, Malia y Zakros. Se trata de conjuntos que se manifiestan como lugares de concentración de toda la riqueza de las colonias. En ese mismo periodo se desarrollaron las llamadas simas sagradas, para cubrir las necesidades de culto de los habitantes. Los hallazgos encontrados en estas excavaciones impresionan por la riqueza y la habilidad artística en su fabricación.

En el 1700 a. C, un fuerte terremoto devastó la isla, pero en el periodo neopala-cial (1700-1450 a.C.) se construyeron nuevos e igualmente grandiosos palacios en Cnosos, Festos, Malia, Zakros y en Kudonía (Hania). Los lujosos conjuntos reales contienen habitaciones con frescos, lugares sagrados, «estanques de limpieza» para las ceremonias y las abluciones, construcciones teatrales para seguir y ejecutar los rituales, numerosas bodegas y talleres, archivos, baños, patios pavimentados con losas, propileos monumentales, pasillos etc. El palacio de Cnosos, en su mayor parte restaurado, ofrece una imagen clara de la arquitectura minoica y ocupa una extensión de 22.000 m2. En el mismo periodo se contruyeron también interesantes villas o casas palaciales que fueron descubiertas en Zakro Alto, en Niro Hani, en Amnisó, en Tílisos, Arhanes y en Agia Triada, etc.. Una imagen clara del periodo neopa-lacial se puede obtener a través de los descubrimientos realizados por las excavaciones en Zakros, Paleokastro, Petra Sitia, Gourniá, y en la islita Psira. Creta, llegó a su máximo esplendor en el periodo neopalacial y dominó en todo el Egeo (dominio marítimo minoico). Este desarrollo está ilustrado a través del arte minoico que se expone en el Museo de Iraklio (uno de los más ricos de Grecia), en el Museo de Hania, de Rethimno, Arhanon, Agios Nikolaos, lerápetra y Sitia. El arte minoico se caracteriza por el dominio de elementos tomados de la naturaleza, libertad en el uso de los colores y presencia en las escenas pintadas de la vida cotidiana y religiosa. Los frescos de los palacios y villas son muestras excepcionales de las búsquedas estéticas de la época. Durante el periodo neopalacial.en Minos se utilizaba la escritura lineal A que todavía no ha sido descifrada en nuestros días.

Alrededor del año 1450 a. C., la mayoría de los palacios minoicos fueron destruidos por alguna razón desconocida y en el periodo 1400-1375 a.C., un incendio también destruyó el Palacio de Cnosos. Durante el siguiente periodo llamado postpalacial (1400-1100 a.C.) los micénicos de la Grecia continental dominaron Creta, pero en buena medida asimilaron la civilización minoica.

En el periodo geométrico se organizaron las ciudades-Estado dóricas de Creta (Áptera, Elefterna, Cortina, Festos, Cnosos, Driros, Lato, llanos, Sitia etc.) siguiendo las reglas del régimen espartano. En el 69a. C., fue ocupada por los romanos, tras lo cual siguió un periodo de paz y prosperidad. El emperador Adriano, en el siglo II d. C., la favoreció especialmente y adornó sus ciudades con espléndidos edificios. En el 824 d. C, los sarracenos la conquistaron al imperio bizantino, pero Nicéforo Focas la liberó en el 961 d. C. Después de 1204 fue vendida a los venecianos y en 1669 fue ocupada por los turcos. En 1898 se proclamó independiente y en 1913 se unió a Grecia. Durante la segunda Guerra Mundial la isla se hizo famosa por la Batalla de Creta y por su heroica resistencia.

Actualmente, Creta es una de las islas de Grecia con mayor atractivo turístico, lo cual se debe no solamente a su rico pasado histórico, sino también a su belleza natural, a las peculiaridades de su vida cotidiana y a las costumbres de sus habitantes.

Además de las importantes zonas arqueológicas y los museos, el visitante puede disfrutar de lugares de una belleza natural única (Farangui Cañón de Samaría, Francocástelo, Psilorilis, Kourtalitiko Farangui, Préveli, Dikti, Mátala, Finikodasos, Meseta de Lasithi}, visitar no sólo los pueblos de la montaña, sino también los de las costas, las grutas famosas de Creta (Falásarna, Gerani, Melidoni, Andró del Ida, Zonianá, Trápeza, Andró del Díkiis], los históricos monasterios (Tzangarolon, Gonia, Préveli, Arkadi, Panagia Kerá.Toplou) y las grandes ciudades [Hania, Iraklio, Agios Nikolaos. Sitia) que ofrecen numerosos lugares de interés y una imagen del trayecto histórico de la isla.

En Creta, por supuesto, no faltan las playas hermosas, el mar azul, los lugares apartados que se unen armoniosamente a la moderna Infraestructura turística de la isla.

Chania

La segunda ciudad más importante de Creta y su antigua capital, se halla situada en la costa NO de la isla, a los pies de las Montañas Blancas. Su origen se halla en la colina Kastelli, donde se han encontrado restos de la antigua ciudad minoica de Kydonia, destruida en 1450 a. C. Reapareció siglos más tarde. Durante la Grecia Clásica fue una ciudad-estado floreciente y continuó prosperando bajo romanos y bizantinos. Bajo la ocupación árabe la ciudad vivió un periodo de decadencia. A mediados del siglo XIII pasó a poder de la Serenísima República de Venecia, cambiando su nombre a La Canea. Tras un breve paréntesis en poder genovés (1266 – 1290) fue reconquistada por los venecianos (1290 – 1645). La Canea volvió a florecer convirtiéndose en la “Venecia del Este”. Los venecianos emplearon mucho tiempo, esfuerzo y dinero en fortificaciones para proteger la ciudad de piratas y turcos, sin embargo en 1645, la flota turca, tras un asedio de 55 días, tomó por asalto la ciudad. La ocupación turca duró hasta 1898.

Museo Arqueológico. Fundado en 1963, se encuentra ubicado en la bella Iglesia veneciana de Agios Franquistos (San Francisco), obra del siglo XIV. La mayor de las veintitrés iglesias erigidas por los venecianos. El templo fue convertido en mezquita por Yusuf Pachá, que le añadió un alminar cuya base se puede admirar en el jardín. Custodia importantes hallazgos de los principales centro minoicos y micénicos del oeste de la isla. Los objetos expuestos: ídolos, estatuas, inscripciones, armas, cerámicas, sellos, monedas, joyas datan cronológicamente desde el neolítico hasta la época romana. Destacan las piezas procedentes de la civilización minoica, sobre todo la tablilla con escritura Lineal B hallada en las excavaciones de Kydonia, sarcófagos minoicos, y de la época romana, espléndidos mosaicos que adornaban la ciudad de Kydonia y vidrios procedentes de un taller localizado en Tara.

 

Rethymnon

Su historia se remonta la periodo minoico tardío. Durante los siglos IV y III a. C. “Rithymna” fue una ciudad-estado de cierta relevancia que llegó a acuñar su propia moneda. Su importancia decreció durante la época romana y bizantina. Será bajo el dominio veneciano (de 1210 a 1645) cuando la ciudad prosperó, convirtiéndose en la tercera ciudad de la isla. Durante este periodo, conocido como “Renacimiento cretense” la ciudad, debido a la gran actividad de su puerto, se enriqueció, y atrajo a eruditos, escritores e importantes artistas, convirtiéndose en “la Nueva Atenas”. Codiciada por piratas y turcos, sufrio a lo largo del siglo XVI sucesivos saqueos (Barbarroja en 1538, Oulouch Ali en 1567, turcos en 1571) por lo que los venecianos decidieron fortificarla. Rodearon la ciudad con un bastión amurallado y construyeron un enorme fuerte. Pese a todo, los turcos otomanos la conquistaron en 1646, permaneciendo bajo su poder hasta 1897, cuando la isla cayó bajo dominio ruso, tras la ocupación llevada a cabo por las grandes potencias.

La Fortaleza construida por la Serenísima República de Venecia después de la batalla de Lepanto (1571) para defender la ciudad de los ataque de piratas y turcos. Por sus dimensiones se puede decir que es una de las fortificaciones más impresionantes de todas las realizadas por los venecianos en Creta. Estructurada alrededor de un patio interior, que seguramente sirviera como patio de armas, se instalaron en su interior: la sede del gobernador veneciano, los cuarteles, los almacenes y los depósitos de municiones. Pese a todo cuando en 1645 los ejércitos otomanos atacaron Rethymnon por mar y por tierra, las tropas venecianas no lograron contener la ofensiva y tuvieron que replegarse en el interior de la fortaleza, donde se unieron a la guarnición los habitantes de la ciudad (más de 8.500 personas) y tras un asedio de 23 días la fortaleza se rindió a los turcos. De aquella grandeza hoy sólo quedan las imponentes murallas, las cisternas y la iglesia de Hagios Nikolaos, que fue transformada en mezquita, la pequeña iglesia de Hagia Ekatherini (en su origen una cisterna) y la iglesia de Agii Theodori.

Viajes a Grecia
Llámanos
¡Y reserva tu viaje!
913 773 194