Agia Triada

La villa minoica de Hagia Triada, probablemente residencia de verano del soberano de Festos, data de 1600 a. C y fue destruida hacia 1450 a.C. Su planta tiene forma de “L” invertida. El lado mayor acogía las estancias destinadas a las actividades administrativas y estaba dominado por una gran plaza con una serie de almacenes con galería anterior por un lado y con humildes viviendas por el otro. Esta zona sufrió grandes modificaciones con reconstrucciones micénica, a finales del periodo minoico tardío (1200 – 1109 a.C).

Un sencillo edificio rectangular, cuyos imponentes muros se pueden observan aún, construido sobre las ruinas de los almacenes, constituye el ejemplo más antiguo conocido de mégaron -característico de la Grecia micénica continental-.; el otro brazo acoge las estancias del palacio propiamente dicho. Junto a la villa minoica se halla la capilla bizantina de Agios Georgios Gálatas, obra del siglo XIV, de sencilla planta pero decorada con hermosos frescos.

 

 

Festos (Faistos)

La ciudad de Festos, próspera y poderosa desde el II milenio a. C. fue construida en un lugar privilegiado en la cima de una colina dominando el fértil valle del Messará, articulado en varios niveles conectados por escaleras y pasajes. El palacio tenía la típica estructura minoica: un patio central en torno al cual se disponían los almacenes, talleres de artesanos y los apartamentos privados. El lugar estuvo habitado desde el Neolítico. Las excavaciones arqueológicas han descubierto edificios de distintas épocas. Los más antiguos pertenecen al Minoico Antiguo (3000 a. C).

Durante el Minoico Medio (entre 2000 y 1900 a. C.) se construyó un primer palacio que fue derruido hacia 1700 a. C. por el catastrófico terremoto que asoló toda la isla. A finales de este período (1600 a. C.) se erigió un nuevo palacio mayor que el anterior que incorporó ciertos elementos del primitivo. Nuevamente un seísmo lo destruyó hacia 1450 a. C. Las ruinas de este palacio son las más importantes y mejor conservadas. Siglos más tarde los dorios fundaron en ella una ciudad-estado, probablemente en el siglo VIII a. C. que fue destruida en el siglo II a. C. durante una guerra contra la ciudad de Gortina.

 

 

Gournia

Sobre una colina rocosa frente al mar, dominando el golfo de Mirabello se ubicó Gournia. La ciudad de unos 40.000 m2. creció, al parecer, en torno al Palacio ubicado en la cima, cuyo Gran Patio se convirtió en centro del palacio y de la ciudad, del que salen, de forma radial, calles enlosadas que descienden por las laderas. La ciudad creció alrededor del palacio con casas de planta cuadrada de unos 5 m de lado, de varios pisos, construidas en bloques. Las casas, casi todas más bien modestas, eran de caliza hasta una cierta altura y se completaban con ladrillo crudo. Los bloques de casas están divididos en seis grupos por dos calles principales y numerosas callejuelas enlosadas o en escaleras. Es precisamente el aspecto doméstico de las construcciones, que dan testimonio de la vida cotidiana minoica, el que confiere gran interés al yacimiento. Las excavaciones realizadas entre 1901 y 1904 bajo la dirección de Harriet Boyd-Hawes, revelaron que el lugar había sido ocupado desde principios del III milenio a. C., pero las ruinas que se pueden visitar datan del período de apogeo de la ciudad, que tuvo lugar hacia finales del Minoico Medio (1600 – 1550 a. C.). La ciudad, próspera, gracias a la agricultura, la ganadería y la artesanía subsistió hasta 1450 a. C, fecha en que, al parecer, fue derruida por un terremoto. Se supone que Gournia pudo haber sido colonizada nuevamente entre 1300 y 1200 a. C., pero sus habitantes se limitaron a ocupar las ruinas de la ciudad minoica. Gournia no sobrevivió a la Edad de Bronce y poco a poco fue cayendo en el olvido.

 

 

Gortina

Sobre los restos minoicos de Gortys los dorios fundaron en el 500 a. C. la ciudad-estado de Gortina, pero el periodo de mayor esplendor coincide con la dominación romana. En el año 67 a. C. fue elegida capital de la provincia Cirenaica (que comprendía la Isla de Creta, parte de Egipto y de África septentrional), llegando a tener una población de 30.000 personas. Tras la llegada de San Pablo en el año 59 y el nombramiento de Tito como obispo, se convirtió en centro propagandístico del cristianismo. La ciudad mantuvo su prestigio e importancia durante la época bizantina, en el año 824 tras ser saqueada y destruida por los musulmanes la ciudad quedó sumida en el olvido.

 

 

Knossos

La ciudad-palacio de Knossos se construyó alrededor de 1900 a. C. Un violento terremoto la destruyó en 1700 a.C. y sobre él se edificó un segundo palacio siguiendo un diseño más amplio y sofisticado -cuyos restos podemos admirar hoy-. Hacia 1450 a. C. nuevamente el palacio quedó destruido, probablemente por la erupción del volcán Tera. La ciudad-palacio de Knossos (como todos los palacios cretenses) carecía de murallas exteriores. Contaba con cuatro propileos o pórticos de entrada, correspondientes a los cuatro puntos cardinales. El conjunto estaba pintado en negro, rojo y blanco. Su planta nada tiene de laberíntica ni de caótica, se trata por el contrario de una configuración urbana lógica y racional. Un inmenso patio central servía de punto de referencia a toda la distribución constructiva y a la actividad económica, administrativa y palatina. Todo se articula a su alrededor: almacenes, talleres, zonas residenciales, administrativas…

En alzado se advierte el empleo de mampostería con sillares regulares y madera de ciprés y de olivo. El sistema constructivo era arquitrabado, utilizando como soporte la típica columna cretense. Pudo llegar a alcanzar cinco pisos de altura. En su interior una brillante decoración pictórica realizada al fresco, llena de color y vida dan testimonio, junto con sus patios de luces, el sistema de alcantarillado, etc. del lujoso modo de vivir y del grado de sofisticación que llegó a alcanzar la civilización minoica.

 

 

Lató

Su fundación se remonta, al parecer, a la época de las invasiones dorias (s. VII a. C.). Fue una de las principales ciudades-estado de Creta. Alcanzó su esplendor bajo los períodos clásico y helenístico. Estratégicamente construida sobre dos colinas, disfrutaba de una fortificación natural, además su ubicación le permitía controlar el centro de la isla y la bahía de Mirabello. Por su tamaño y a la luz de los descubrimientos realizados, debió de tratarse de una ciudad floreciente, fortificada con murallas y torres defensivas, con un gran teatro, amplio ágora, dos acrópolis y un templo dedicado a Apolo, una zona teatral de gradas heredera de las antiguas estructuras minoicas.

Debido a la fuerte pendiente, la ciudad tenía sólidos muros de contención reforzados por torres; detrás de estos, dispuestas en terrazas se extendían las casas, construidas en terrazas. Su nombre “Lató” parece ser que su proviene de la diosa Leto, que tras su unión con Zeus engendró a Artemisa y Apolo, aunque la diosa principal de la ciudades fue Llitia, quien aparece representada en varias monedas.

 

 

Malia

Ubicado en la costa norte cretense, en el centro del golfo de Malia, se halla la imponente ciudad-palacio de Malia, dotada de puerto que llegó a ocupar una extensión de 7.500 m2. Sufrió los mismos avatares de destrucción y reconstrucción que Faistos y Knossos, pero no se volvió a ocupar después de la conquista micénica de la ciudad. El primer palacio se remonta a inicios del Minoico Medio (hacia 2000 – 1800 a. C.), y fue destruido por un violento terremoto que sacudió toda la isla. Sobre él se construyó un segundo palacio, hacia el 1650 a. C. respetando la planta original, -cuyos restos podemos admirar hoy-, destruido alrededor del año 1450 a.C. Siguiendo el esquema tradicional de los palacios minoicas, la ciudad-palacio de Malia carecía de muros defensivos y el palacio se articula alrededor de un gran patio central.

 

 

Tylissos

Trabajos arqueológicos llevados a cabo a principios del siglo XX sacaron a la luz los restos de algunas viviendas modestas del periodo Minoico Antiguo (2800 – 2200/2000 a. C.) y tres lujosas villas, en un pueblo al Oeste de Heraklion. Las tres amplias residencia, construidas a los pies del Monte Ida son contemporáneas de los Segundo Palacios y vivieron su mayor esplendor entre 1800 – 1450 a.C., fecha en que fueron destruidas y más tarde reconstruidas. En época griega la ciudad fue aliada de Knossos y probablemente sus habitantes fueran una especie de vasallos, hasta el punto de que en el 450 a. C. se estipuló un tratado político entre las dos ciudades, con la mediación de Argos, la potente ciudad del Peloponeso como garante.

Viajes a Grecia
Llámanos
¡Y reserva tu viaje!
913 773 194